MILAN ILUMINACIÓN fue fundada en 1968 por Jordi Jané. Lo que en sus inicios fue una empresa pequeña ha ido creciendo poco a poco y pero sin vacilar hasta convertirse en uno de los fabricantes de iluminación más importantes de España. El diseño, la correcta relación precio-calidad y el trabajo duro de la familia propietaria han facilitado la conquista del mercado europeo y ofrecen la posibilidad de abrir nuevos caminos. De las entonces formas clásicas predominantes en el diseño español se evolucionó bajo el liderazgo del hijo del fundador, David Jané, hacia  la era de las formas claras y arquitectónicas y al led.

 

El fabricante barcelonés fue uno de los primeros que a comienzos de 2010 comerció ledes de alto voltaje en diversas formas, que presentan la ventaja de poder conectarse directamente a la corriente de la casa sin necesidad de molestos controladores. La producción con las técnicas más modernas y los altos niveles de producción permitieron un cálculo favorable y una alta capacidad de suministro y llevaron a un rápido éxito de mercado. Debido al hecho de que los productos se venden por todo el mundo, se alcanzó una gran independencia de las crisis locales y regionales – y se aprendieron nuevas lecciones.